ESPECTÁCULOS DE MAGIA PARA NIÑOS

Consejos para ofrecer actos de magia a los niños

Los magos para niños saben que el público más exigente y complicado en un espectáculo de magia son los niños, pero al mismo tiempo pueden ser los que más satisfación producen y proporciona al mago. Su inocencia, espontaneidad, creatividad e inquietud…, los convierten en un público fabuloso pero con características muy particulares a la hora de ofrecer espectáculos de magia.

Magos para fiestas infantiles y cumpleaños de niños

Quizás una de las principales herramientas con las que cuenta un mago para niños a la hora de dirigirse a un público infantil, es que este no le va a cuestionar su actuación. Dicho de otra manera, el niño, siempre se sorprenderá por lo que ocurra en el escenario sin pensar en cómo ocurrió o qué pasó para que ello sucediera.

Sin embargo, al revisar esas características de tan particular público, es importante mantener algunos consejos para no tener problemas en las presentaciones frente a un público infantil.

1.       Poca interacción

Se sabe que para un mago, la interacción con el público pude ser un elemento que avive el espectáculo, pero en el caso del público infantil no lo es tanto. Sacar a un niño al escenario puede ser para este una experiencia inolvidable, pero se debe tener cuidado de no hacerle bromas vergonzosas que le puedan afectar en el futuro. Sostener un elemento del acto, decir las palabras mágicas, o cualquier otra función puede ser suficiente.

2.       No distraer

La distracción es clave para un efectivo acto de magia, pero con el público infantil puede ser fatal. El niño por su condición de saber todo, suele desviarse del tema central, por lo que no se percataría del final en un acto de magia. Lo recomendable es siempre mantener enfocado al niño en lo que se está haciendo para que este pueda percibir todo el desarrollo de la obra.

3.       Cuidado con el fuego

Los actos que involucran fuego pueden ser muy atractivos para los adultos, pero para los niños no tanto. Así también aquellos donde exista presencia de cuchillos, navajas, espadas o cualquier elemento que pueda estar asociado a la violencia. Una mujer, metida en una cesta atravesada por una espada no será interpretada de buena manera por el infante.

4.       Mantener los cuidados

Si por algún motivo, el acto a realizar cuenta con elementos peligrosos, se debe advertir en todo momento. Los niños son receptores de información, pero cuando se juntan entre ellos suelen imitar lo que hacen los adultos, por ello es importante recalcar cada cierto tiempo ¡No hacer esto en casa! O ¡Esto es peligroso, no hacerlo! Para evitar tragedias.

Estos sencillos consejos, buscan consolidar la confianza del mago para que así pueda ofrecer un mejor espectáculo a los pequeños de la casa.

Esta entrada fue publicada en Otros. Guarda el enlace permanente.